¿Cómo se hace el pan de salvado?

El pan de salvado es una de las variedades más deliciosas y saludables del pan que podemos encontrar en una dulcería en San Cristóbal de La Laguna. Se trata de un pan que no es integral al 100% y en cuya elaboración se emplean harinas refinadas o blancas. A estas se les añade, de manera artificial, fragmentos enteros de salvado, la corteza del grano de trigo.

La elaboración más sencilla

Hacer pan de salvado es muy sencillo. Para ello, tan solo tendremos que colocar 375 cc. de leche, 500 cc. de agua en un recipiente y 15 gramos de levadura en un recipiente. A esta mezcla se le agrega medio kilo de harina y se revuelve todo dejando descansar unos 30 minutos aproximadamente para que la mezcla se pueda espumar.

Tras este tiempo, se le añade a la mezcla otro medio kilo de harina más y 200 gramos de salvado de trigo. A continuación, amasamos fuerte y bien durante unos 10-15 minutos. Con la masa resultante, podemos hacer los bollos de pan, que se cubren y se dejan leudar durante una hora en un lugar cálido.

Cuando hayan transcurrido al menos 30 minutos de reposo, se enciende el horno para que se precaliente y volcamos la masa sobre una superficie enharinada. Se pueden seguir haciendo bollos dejando reposar unos 20 minutos.

Desde nuestra dulcería recomendamos que los bollos se puedan pintar con huevo batido o cortar a lo largo antes de meterlos en el horno. Allí dentro habría que dejarlos unos 30 minutos a horno medio hasta que se vayan dorando.