¿Cómo se consigue que el pan sea crujiente?

Nuestra panadería en San Cristóbal de La Laguna es especialista en elaborar panes de todo tipo. Una de las características especiales de muchos panes es su aspecto crujiente. Hay recetas de panes con poca corteza o una corteza más tierna. Sin embargo, en muchas ocasiones estamos deseando probar un buen pan crujiente.

El proceso de elaboración en el horno

Para conseguir una corteza crujiente es importante tener muy en cuenta todo el proceso del pan. El amasado, el formado y la fermentación son aspectos claves a tener muy en consideración. Pero, en realidad, el procedimiento es mucho más sencillo de lo que parece.

Si queremos conseguir un pan crujiente, es muy importante tener el horno bien precalentado a una temperatura de 250 grados centígrados, con calor arriba y abajo. En la rejilla del horno se puede colocar una piedra a una altura un poco más baja de la mitad de la altura del horno. La piedra se pone a precalentar a la vez que se enciende el horno.

A su vez, hay que crear un poco de humedad en el horno durante los 8-10 primeros minutos de horneado. Para ello, se puede echar un vaso de agua en la base del horno una vez colocado el pan sobre la piedra y justo antes de cerrar el horno.

Es muy importante también sacar la humedad residual pasados los 10 minutos para que el pan se seque bien. En este caso, solo habría que abrir la puerta del horno durante unos 5 segundos. A continuación, ya se puede bajar un poco la temperatura del horno.

Por último, hay que asegurarse de que el pan está bien cocido antes de sacarlo. Es recomendable apagar el horno en cuanto termine el tiempo de horneado y dejar el pan dentro unos 10 minutos. Una vez lo saquemos, se deja enfriar sobre una rejilla para que la base del pan no sude.