¿Cómo elegir un molde adecuado para la repostería?

La elección del molde más adecuado para la repostería depende de una serie de factores, tales como el tipo de postre, bizcocho o pastel que vamos a realizar, la cantidad, y también las necesidades de cocción. Para ello, siempre tenemos tres parámetros base que no podemos perder de vista: la capacidad del molde, su forma y el material del que esté fabricado. En panadería y pastelería en San Cristóbal de La Laguna son expertos en repostería, y siempre nos podrán aconsejar sobre los mejores moldes para hacer nuestros postres favoritos.

Los moldes de repostería: materiales, capacidad y forma

Existen diversos materiales de fabricación de moldes para repostería, y cada uno será más adecuado en función de lo que vayamos a cocinar, o también irá acorde a nuestros gustos y necesidades.

Los moldes de acero inoxidable son los más resistentes del mercado, ya que este material no se raya, y lo mejor es elegir acero inoxidable con producto antiadherente, para que nuestros bizcochos no se peguen. Hay moldes fabricados a base de aluminio fundido, que mejoran la calidad de los horneados, también de cerámica vitrificada y que reparten de forma uniforme el calor.

Con respecto a las formas, todo depende del tipo de acabado que más nos guste: redondo, cuadrado o rectangular. Hay moldes especiales como los de magdalenas o muffins, que debemos tener en cuenta, y la capacidad dependerá en todo caso de los comensales, aunque para los bizcochos más pequeños, es recomendable tener siempre un molde de unos 20 cm de diámetro.